Saltar al contenido

Cuidados de un gato con diabetes

Si su gato ya fue diagnosticado con diabetes, puede que tenga temor de lo que el futuro le depare a su querido amigo. La buena nueva es que los gatos pueden vivir vidas largas y saludables, incluso tras ser  diagnosticados con esta enfermedad.

El truco es que , como dueño de una mascota, debe dedicarse a cuidar a su gato durante toda su vida, y esto incluye los padecimientos de salud. La diabetes no es una sentencia de muerte para nadie, sea un humano o un animal quien la padece.

Y es pensando en la importancia que su gato tiene para usted, a continuación presentamos algunos cuidados esenciales que se deben tener si tu compañero sufre de diabetes.

Atención Médica Regular

Una vez que su gato ha sido diagnosticado con diabetes, es indispensable que lo lleve con su veterinario y programen citas de forma regular.

Esto se hace porque su gato precisará de diversas revisiones para supervisar los niveles de azúcar en la sangre, además de recetar las dosis correctas de insulina.

¿Cuánta insulina necesita su gato?

Cuando su gato sufre de diabetes, debemos tener en cuenta que la dosis de insulina que recibe es la ideal; normalmente, esto se hará una o un par de veces cada día. Además, la cantidad de insulina que su gato precisa va a modificarse con el paso del tiempo, esto conforme la gravedad de la enfermedad y el estado general de salud de su gato.

Si le asusta inyectar a su gato, no se preocupe, su veterinario le va a acompañar a través del proceso, e incluso hay profesionales que lo hacen siempre en la casa del cliente.

Por norma general, su veterinario le aconsejará que le dé a su gato inyecciones entre los omoplatos y la región del cuello. Con paciencia y práctica, verás como tu amigo apenas va a sentir las inyecciones.

¿Cómo guardar los suministros de insulina?

Es esencial que se mantengan los suministros convenientes a mano, pero en un sitio fresco, lejos de los rayos del sol y, así mismo, lejos de la curiosidad de su gato.

Nuestro último consejo es tratar a su gato con amor y ser paciente, sobre todo si tienes un gato que no tolera el medicamento. No siempre y en toda circunstancia es simple cuidar a un gato que sufre de diabetes.

No obstante, con el cuidado conveniente, podemos hacer que nuestro gato diabético pueda disfrutar de unos buenos años de vida.